El parque arqueológico de Santa María de abajo se encuentra situado en el término municipal de Carranque (Toledo) a pocos metros del río Guadarrama.

  Uno de los muchos mosaicos de Carranque.  Se trata de una interesantísima villa romana, descubierta casualmente en 1.983, junto a la que han aparecido restos de un edificio de planta basilical utilizado como monasterio cluniacense en el siglo XII y otros restos medievales aún sin estudiar.

    Fue construida en la segunda mitad del siglo IV después de Cristo por un tal "Materno", según aparece en una inscripción encontrada en un mosaico del dormitorio.

  

    Presenta una planta cuadrangular y está organizada en torno a un patio con peristilo. Las principales habitaciones de la construcción lo componen un salón de recepción-oecus, una gran sala o comedor de forma circular, una antesala semicircular y un dormitorio señorial.

    En cuanto al edificio de planta basilical, posee 5 naves, desconociéndose su uso en época romana.

    Lo más llamativo del parque es, sin duda su colección de mosaicos, uno de los conjuntos más importantes de la península ibérica, que lo convierten en una de las joyas arqueológicas de esta comunidad. Se extienden ocupando una superficie de 600 metros cuadrados y recrean, la gran mayoría temas mitológicos: personajes de la iliada, representaciones de Neptuno y Animona, Diana y Acteón, Hilas y las Ninfas, Píramo y Tisbe, bustos de Minerva, Diana y Hércules, etc.