En el término municipal de Ciudad Real y a 8 km. de la misma, asentado sobre el cerro que lleva su nombre se encuentra el parque arqueológico de Alarcos.

 Vista de Alarcos.   Tuvo gran valor en otras épocas debido a su situación estratégica, desde el margen izquierda del Guadiana controlaba el único paso al interior de la meseta por Andalucía, a través de los Montes de Toledo y Sierra Morena.

    Fue poblado desde la Edad del Bronce y vivió sus épocas mas esplendorosas entre los siglos V-III a. C. y el siglo XII, en el que se libró la famosa batalla de Alarcos (1.195) en la que las tropas cristianas fueron vencidas por los almohades.

    El parque ocupa una extensión de 33 hectáreas y en el destacan las murallas que lo rodean, la ermita (siglo XIV) y el castillo o alcazaba.

    La ermita se encuentra rodeada por un recinto de muros almenados y adosados a uno de ellos. La planta posee tres naves separadas por arcos apuntados sobre pilares, conservando la capilla absidal su carácter románico. El interior está restaurado.