Castillo de Montalbán (San Martín de Montalbán).

 

Datos de interés.

Torre albarrana.

   Siglo:¿...?

    Propiedad: Privado.

    Horario de visita: De junio a diciembre.

    Estado: Ruina.

 

 

Historia.

    Este impresionante castillo fue, probablemente obra templaria sobre los restos de un castillo musulmán, más pequeño y de estructura rectangular que fue abandonado por los árabes.

Coronamiento de una de las torres.    En el año 1.209 la villa de Montalbán es cedida al caballero repoblador Alfonso Téllez (que repobló el sur de la provincia de Toledo), pasando después a Alfonso VII que entregó la encomienda a los templarios, que tuvieron en este castillo su sede.

    Abolida la Orden del Temple la encomienda vuelve a la corona (año 1.308) y Alfonso XI pasa la propiedad a Alfonso Fernández Coronel.

    Debido al enfrentamiento entre Pedro I "el cruel" y Alfonso Fernández, este decide reformar el edificio y añadir nuevas defensas.Adarve, torre y barrera.

    Pedro I ordena la ejecución de Alfonso y el castillo pasa a su hija ilegítima Beatriz.

    Posteriormente siendo sitiado en el Juan II por las tropas del Infante Don Enrique (1.420) pasó a manos del válido Álvaro de Luna, siendo posesión de su esposa, Juana Pimental tras su muerte.

    Bajo el reinado de Enrique IV el castillo pasa a ser propiedad del válido Juan Pacheco pasando posteriormente a sus sucesores los Téllez-Girón y Pachecos, Condes de Montalbán desde 1.573.

    En 1.931 fue declarado monumento nacional y en la actualidad pertenece a los Duques de Osuna.

 

Estructura.

    El castillo presenta una planta irregular donde resaltan de manera espectacular dos torres albarranas de planta pentagonal atravesadas por dos gigantescas puertas de arco ojival.

    Las murallas construidas con la técnica de sillarejo (como el resto del castillo) conservan en algunos tramos el almenaje rectangular y nos permite movernos a través de los adarves de la mayoría de la muralla, a excepción de la zona noreste.

    Antes de entrar al castillo podemos observar el foso, que aunque en algunas zonas no se aprecia al estar cubierto de tierra, en la zona más al norte puede verse con gran claridad. Pasado el foso se encuentra un aljibe exterior a la muralla, contiguo a un torreón circular en el cual se puede apreciar el rebotadero y algunas aspilleras de forma rectangular. También pueden apreciarse estas aspilleras en la barrera que cubre esta fachada del castillo. Es en la barrera donde se encuentra la entrada al castillo, que según cuentan estaba adornada con un enorme arco, que fue expoliado quedando ahora el hueco.

  Torre albarrana, puerta de entrada al castillo y puerta de entrada al patio.  Al enorme patio de armas (que es uno de los más grandes de España) se accede a través de dos pequeñas puertas de la muralla, en las que se aprecian signos templarios que también pueden observarse en algunos sillares de las torres albarranas.

    En el patio encontramos las escaleras que nos llevarán a la torre del homenaje y a los adarves, y además de esto. Bajo el patio existen numerosas estancias subterráneas. Al norte de este, existen dos puertas que nos ofrecen un paisaje espectacular: el cortado sobre el río Torcón, de aproximadamente 100 metros.

    Por último hablar‚ sobre la torre del homenaje. En estado bastante deteriorado en la parte más alta, aparece adosada a una de las enormes puertas de arco ojival. Encontraremos unos pequeños pasillos con un alto nivel de tierra que no nos permite movernos con facilidad por los cobertizos de la torre, siendo el más interesante el localizado encima del arco de la puerta, en el que se pueden apreciar tres bóvedas.

    El deterioro de la parte más alta nos impide hacer una descripción más exhaustiva de la torre.

 

    Alrededores.

    En la carretera de San Martín a la Puebla, justo en el lugar en el cual tenemos que tomar el camino al castillo, se encuentra, al lado contrario a este camino, una pequeña carretera que nos llevará  hasta Melque. Un poblado romano al que estos llamaron Paterniana y que conserva algunas pequeñas murallas y una presa de esta época. Pero lo más destacable en Melque es su iglesia visigótica, una de las pocas que existen en Europa.

    Actualmente, se están realizando trabajos de restauración en la iglesia y excavaciones en los alrededores a la misma, estando prevista la creación de un parque arqueológico en la zona.

    Existen datos de la existencia de una mina de estaño explotada por los romanos, localizada a 2 Km. aprox. desde Melque. Curiosamente, el castillo, Melque y la mina, se encuentran en línea recta.

    También merece la pena hacer una parada en San Martín, para visitar la iglesia de San Andrés, obra de Jorge Manuel T. hijo del universal pintor conocido como "El Greco", en la que resaltan los frescos restaurados recientemente por el pintor restaurador ruso Boris Lugovskoy.

 

 Retornar a la página principal